Países Bajos abandona el uso del automóvil

Países Bajos no solo es el país de los molinos, los canales de agua y los diques. También es el país del uso masivo de la bicicleta y esto, al punto en que el sistema privado de movilidad; así bien como el público, están siendo sustituidos por los velocípedos.

LOS NÚMEROS

84% de los holandeses se movilizan en bicicleta, esto representa 17 de los 23 millones de sus habitantes. Además, cada uno de ellos tiene más de una bicicleta en su posesión, así como nosotros aquí tenemos más de un celular por persona.

Obviamente, tal cantidad de ciclistas requieren de infraestructura, y vaya que la hay! 

Países Bajos ha construido no menos de 88 mil kilómetros de bicisendas para acomodar a su creciente número de ciclistas. Pero no todo es bonanza allá, nadie había pensado dónde aparcar millones de bicicletas durante la jornada laboral. Bueno, nadie lo había pensado hasta hace poco.

Países Bajos abandona el uso del automóvil

ESTACIONAMIENTOS SUBTERRÁNEOS

Anteriormente, bastaba con estacionar la bicicleta a un poste en la calle, pero como son tantas el espacio llega a faltar. ¿Cuál es entonces la solución en un país con una densidad altísima de 412 habitantes por kilómetro cuadrado?

La solución se presenta en forma de gigantescos estacionamientos subterráneos para bicicletas.

El Ayuntamiento de Ultretch por ejemplo, ya inauguró uno con capacidad para 12.500 bicicletas y está ubicado justo debajo de la estación de tren, algo muy conveniente si se quiere combinar el uso de la bicicleta con el transporte en común interurbano. 

Hay otros estacionamientos en marcha en las ciudades de La Haya y Amsterdam, ambos con dinero estatal ya que las estadísticas revelan que 25% de los desplazamientos por bicicleta se deben al trabajo en un radio de 15 kilómetros a la redonda.

Lo que el Estado ahorra en salud, medio ambiente, mantenimiento de calles y tiempo perdido por el tráfico, compensa la inversión.

Mientras tanto aquí, todavía evaluamos si la bicisenda de Iturbe es o no pertinente.