LIQUI MOLY crece a pesar de las dificultades

LIQUI MOLY crece a pesar de las dificultades

A pesar de las enormes dificultades, LIQUI MOLY, el especialista en aceites y aditivos, se mantiene en su senda de crecimiento. El ejercicio de 2019 se cerró con una cifra de ventas récord de 569 millones de euros, un cuatro por ciento superior al año anterior. “Queda demostrado que, también en condiciones adversas, seguimos teniendo éxito”, afirmó el director gerente, Ernst Prost, en referencia a los problemas de hace un año provocados por el nuevo software.

LIQUI MOLY había introducido un software nuevo para el control de compras, producción y ventas. El período de transición no fue fluido, justo lo contrario de lo que se esperaba. Lo que produjo enormes dificultades en las entregas. “Nuestros clientes estaban horrorizados, y con razón”, en palabras de Ernst Prost. “No se esperaban algo así de nosotros”.

Este desconcertante cambio de software echó a perder las cifras para los primeros meses. La empresa fue solucionando paulatinamente los problemas con el software y pudo iniciar su fase de recuperación. “Todos nos arremangamos y nos pusimos manos a la obra”, dijo Ernst Prost elogiando la actitud de su equipo. Y así, LIQUI MOLY fue batiendo un récord mensual tras otro en cuanto a la cifra de ventas. Con ello se pudo recuperar al menos una parte de lo que se había perdido. Al finalizar el año, en vez de estar en rojo, se pudo alcanzar los 569 millones de euros, un crecimiento del cuatro por ciento, récord en la cifra de ventas. De esta manera, LIQUI MOLY ha duplicado sus ventas en la última década.

Sin embargo, el difícil arranque del año pasado dejó su huella en los beneficios. La pérdida de ventas al igual que los gastos adicionales para subsanar los problemas del software hicieron que se situaran por debajo del valor alcanzado en 2018. Sin embargo, el margen de beneficios sigue siendo de dos dígitos. “La salud financiera de LIQUI MOLY es evidente, no tiene deudas y los fondos propios son superiores al 80 por ciento”, según Ernst Prost.

El número de copartícipes, como se denomina a los trabajadores en LIQUI MOLY, aumentó en 2019 de 849 a 933. Contratar más personal en tiempos difíciles no es una contradicción para Ernst Prost: “Las crisis no se superan despidiendo a personas, sino contratando a personas que acaban solucionando el problema”.

Tal y como se esperaba, el crecimiento de LIQUI MOLY fue mayor en la exportación que en Alemania, su mercado doméstico, en el que la marca está bien afianzada desde hace décadas. “Desde hace ya mucho tiempo, vendemos más en los mercados internacionales que aquí en casa”, afirma Ernst Prost. “El potencial de ventas es mucho mayor allí”. Los mercados más importantes son Rusia, Estados Unidos y China. No obstante, el éxito en las exportaciones no se logra automáticamente sin una lucha sostenida: los conflictos comerciales internacionales, las economías debilitadas y los aranceles a la importación son tan solo algunas de las trabas.

LIQUI MOLY elabora exclusivamente sus aceites y aditivos en Alemania para garantizar que su alto nivel de calidad es el mismo en todo el mundo. Esto convierte a LIQUI MOLY en una marca más bien cara. “Tampoco aspiramos a ser los más baratos”, afirma Ernst Prost. “Queremos ser los mejores”.

Más ventas, unos beneficios equilibrados: Ernst Prost contempla con satisfacción un año difícil como ha sido 2019: “Que sigamos creciendo a pesar de las dificultades, es una muestra de lo fuerte que es LIQUI MOLY”.