La producción mundial de vehículos se reducirá un 2,6% en 2020, estima Bosch

Sistemaista reveló una caída del 44% en el Ebitda en 2019. La epidemia en China amenaza el suministro a corto plazo.

Robert Bosch reveló el miércoles (29) la proyección para el sector automotriz mundial en 2020. El sistemaista alemán cree que la producción de vehículos caerá 2.6% y no debería exceder los 89 millones de vehículos este año.

Sería el tercer año consecutivo de disminución en las líneas de ensamblaje. “Es muy probable que hayamos excedido el pico de producción automotriz”, dijo Volkmar Denner, CEO de Bosch, quien recordó que las ventas mundiales han disminuido en 10 millones de unidades desde 2017 y fue aún más lejos: estimó que el nivel actual de producción no debería ser cambiado al menos en los próximos cinco años.

La estabilidad o la desaceleración en los mercados importantes impactaron negativamente el desempeño de la cadena de proveedores. Bosch informó que Ebtida cayó a 3.000 millones de euros el año pasado, una fuerte caída del 44% con respecto al resultado de 2018, mientras que las ventas se mantuvieron estables y cerraron en 77.900 millones de euros.

La complejidad de los nuevos vehículos ayudó a mantener los ingresos y, según Denner, la creciente oferta de vehículos eléctricos representará oportunidades en el futuro. Sin embargo, un precio a pagar es la reducción de empleos a corto plazo, admitió el ejecutivo.

Los estudios indican que se necesitan 10 trabajadores para fabricar un sistema de inyección diesel, tres para una gasolina y uno para un motor eléctrico. Este escenario, dice Denner sin revelar fechas límite o número de puestos, forzará recortes en la fuerza laboral de la compañía, la adopción de horarios de trabajo más cortos y vacaciones voluntarias. Bosch finalizó 2019 con casi 402.8 mil, 6.8 mil menos que en 2018.

Peligro a corto plazo: sin embargo, a muy corto plazo, una de las principales preocupaciones del CEO de Bosh es la epidemia de coronavirus en China. Advierte que la cadena de suministro global, que depende en gran medida del país asiático, está en grave riesgo de interrupción si la situación empeora.

La compañía tiene dos fábricas en Wuhan, la ciudad donde comenzó la epidemia. Allí, unos 800 empleados producen sistemas de dirección y termotecnologías. Por ahora, dijo Denner, no ha habido problemas de suministro o registros de trabajadores infectados.

Bosch eligió a China como la base de producción global para motores eléctricos, transmisiones y electrónica de potencia para automóviles eléctricos, además de varios otros sistemas y componentes. En total, cuenta con 23 unidades de producción en el mercado automotriz más grande del mundo, responsables de casi un tercio de las ventas de vehículos. (Auto Industria).

Tags: