La inconsciencia de arrojar basura, también inunda el superviaducto

La reciente lluvia que literalmente inundó Asunción, también volvió a generar caos en el túnel del Superviaducto, debido a que se volvió a convertir en una piscina gigante, con las aguas que llegaban a un metro de altura.

Los sumideros quedaron taponados por la gran cantidad de basura que arrastró el raudal, lo que ocasionó la gran acumulación de agua, señaló al equipo periodístico de Máquinas&Construcciones, el Señor Fidel Galeano de la empresa Engeenering S.A., encargada del mantenimiento del Superviaducto.

Por la misma razón el arroyo Itay desbordó, en la zona de Santa Teresa y toda el agua corrió por el asfalto de Madame Lynch, hacia el túnel del Viaducto.

Las bombas de desagüe funcionan bien para evacuar toda el agua acumulada, resaltó Galeano, sin embargo, todo se complica con las basuras que taponan las rejillas de los sumideros

Se necesita generar conciencia, que ya no se arrojen basuras, y una limpieza permanente, para que en épocas de lluvias, solo corra agua, que rápidamente con las motobombas se desagua hasta 50.000 litros por hora, reencauzando al arroyo Itay.