Gran Bretaña prohibirá autos a gasolina a partir de 2040

En Europa, el auto a gasolina llega al final del camino.

centroamericaymundo 1094408 330


El miércoles, el gobierno británico se comprometió a prohibir la venta de vehículos de gasolina y diésel a partir del año 2040, lo que sugiere que podría ser sólo una cuestión de décadas antes de que desaparezcan de las calles. Las prohibiciones en un país no representan cambios globales por sí solos, pero Gran Bretaña está lejos de ser única en este caso. Francia anunció una prohibición similar para el año 2040 a comienzos de este mes.

Noruega está siendo aún más proactiva y pretende eliminar gradualmente las ventas de autos a gasolina y diésel a partir de 2025, en este caso con un importante impuesto sobre estos vehículos en comparación con los vehículos eléctricos, en lugar de una prohibición total. Una prohibición posterior a 2025 está actualmente en proceso de aprobación en el parlamento holandés y la presión está en aumento en todo el espectro político de Alemania en favor de acciones similares, aunque el poderoso lobby manufacturero del país puede frenar el progreso. Fuera del continente, la India ha prometido también vender sólo vehículos eléctricos a partir de 2030.

Con estas regulaciones en semejantes mercados lucrativos, es sólo una cuestión de tiempo hasta que los fabricantes de automóviles se vean obligados a cambiar su actitud. La sueca Volvo, por ejemplo, ya ha decidido producir solo automóviles eléctricos o híbridos a partir de 2019, y los anuncios como el de Gran Bretaña implican que otros fabricantes seguirán sin duda aumentado su producción de autos eléctricos, si no es que se mueven totalmente en esa dirección con el tiempo. Un mundo donde la mayoría de los vehículos no quemen gasolina ya no es sólo una aspiración: puede ser una realidad inminente.

Pero no todo el mundo considera el nuevo anuncio de Gran Bretaña progreso suficiente. El alcalde de Londres Sadiq Khan, al frente de una ciudad donde hasta 9.500 personas mueren anualmente debido a causas relacionadas con la contaminación, está pidiendo medidas más fuertes.

“Un compromiso tímido del gobierno simplemente no es suficiente”, dijo al diario Evening Standard. “Necesitamos un fondo de renovación del diésel totalmente financiado ahora para sacar los vehículos contaminantes de nuestras calles inmediatamente, así como nuevas facultades para que las ciudades de todo el Reino Unido puedan tomar las medidas necesarias para limpiar el aire”.

Khan tiene razón. La prohibición de ventas a partir de 2040 iniciaría la medida tan lejos en el futuro que los bebés que nacen hoy serían adultos antes de que se implemente la ley. Nadie del actual gobierno estará presente para implementarla, y en el ínterin millones de británicos seguirán padeciendo problemas respiratorios. Si la India, un país de más de 1.300 millones de personas, puede gestionar un cambio para 2030, entonces Gran Bretaña tiene pocas excusas para esperar una década más.

Aun así, la prometida prohibición de ventas de Gran Bretaña es un hito importante. Puede que no necesariamente muestre un gobierno progresista que esté remodelando el futuro de manera proactiva, pero sí sugiere algo igualmente alentador. Gobiernos como el de Gran Bretaña pueden evidentemente influir en el destino de las cosas. Presionar a los fabricantes a cambiar su producción a alternativas con bajas emisiones de carbono hace que sea más fácil para ellos alcanzar sus metas de reducción de emisiones sin grandes gastos estatales. También hace parecer que están en el lado correcto de la historia.

El gobierno británico puede no estar marcando el ritmo del cambio, pero el hecho de que ha propuesto un cambio muestra cuánto el debate alrededor de los autos y las emisiones ya ha cambiado de rumbo.